Cerrar los ojos

Exaltar los sentidos, para comprometer el alma...

Primavera



Disfruto el aprendizaje de las cosas comunes. Tagami Kikusha

1 de diciembre de 2009

Cuando uno espera





Muchas veces esperamos algo que suceda o alguien que llegue. Sin embargo nada de eso sucede, no hay noticias, ni pistas ni tampoco algo cierto que podamos unir para saber que es lo que se espera y no empezar a desesperar.
La familia Pomar hace 15 días salieron con destino a Pergamino, desde barrio que queda muy de donde vivo. Un día normal para muchos hasta para sus familiares que los esperaban. Salieron con dos niñas propias y el hijo del matrimonio anterior de la esposa del Sr. Pomar, nada hacia pensar que pasarían 15 días sin rastros sin noticias.
Me inmagino a los padres con la mesa servida esperando luego del ultimo mensaje del celular estamos llegando, y los minutos se hicieron horas, las horas días y los días semanas. Pistas falsas, comentarios mal intencionados, hacen que la causa no tome un rumbo cierto.
El hijo del matrimonio anterior quedo con su papá porque debía rendir materias, que habrá visto, que habrá percibido al decir chau y al escuchar de los labios de su mama buena suerte en el examen, estudia, come cuidate... Ver a sus medias hermanas chiquitas partir entre juguetes y algo dormidas quizás.
Como recomponer se de tanta espera.
Aun nada, el esperar lleva la ventaja de no saber que paso lo peor, pero trae la desesperación del si estarán necesitando ayuda o están bien o quien sabe, el porque decidieron desaparecer, auto, perro, niñas, pareja.
Una casa por vender, cosas a medio hacer, amigos sin despendír.
Que espera larga y tediosa, locura en puerta para algunos.
Deseo que pronto se sepa la verdad y los familiares de estas personas encuentren razones,y una explicación y sobre todo ver a sus seres queridos con vida no importa donde, pero con vida o simplemente que están bien.