Cerrar los ojos

Exaltar los sentidos, para comprometer el alma...

Primavera



Disfruto el aprendizaje de las cosas comunes. Tagami Kikusha

24 de noviembre de 2008

Insomnio

Nota publicada en INFOBAE
Me parece interesante el tema 07/11/08
En el país, el 40% padece trastornos para dormir
Las causas van desde las complicaciones fisiológicas hasta problemas emocionales y preocupaciones económicas
De acuerdo con las estimaciones de los especialistas, una persona pasa durmiendo aproximadamente un tercio de su vida. Sin embargo, para aquellos que padecen algún tipo de trastorno de sueño, ese tiempo no sólo suele ser mucho menor, sino que además la pérdida de calidad y cantidad de horas repercute en falta de descanso y por ende, sensación de cansancio, adormecimiento, molestia, desgano y mal humor a la mañana siguiente.

"Las molestias" después de una mala noche
Recientemente la Asociación Argentina de Medicina del Sueño (Aamsue), presentó un relevamiento del cual se desprende que el 40% de los argentinos padece trastornos del sueño. Esto quiere decir que ya sea por cuestiones fisiológicas o emocionales, el descanso lejos de ser reparador se convierte en un problema que puede llegar, incluso, a provocar accidentes o trastornos psiquiátricos.

Entre los factores que más influyen a la hora de no poder disfrutar del sueño se encuentran las preocupaciones económicas, el estrés y los problemas familiares; pero también -y desde el punto de vista clínico- afecciones como el síndrome de piernas inquietas o los ronquidos que están relacionados con fallas en el sistema respiratorio, generalmente como consecuencia del sobrepeso, el tabaquismo y la ingesta de alcohol.

En este sentido, según un estudio llevado a cabo por la consultora TNS Gallup HealthCare, en nuestro país tres de cada cuatro personas roncan; y una proporción similar afirma que su pareja también lo hace.

Esta situación, que suele persistir en el tiempo sobre todo en las personas mayores de 50 años, puede provocar el cuadro designado como insomnio crónico, que se desarrolla cuando por diversos motivos, los trastornos del sueño que impiden un buen descanso perduran por al menos cuatro semanas.

"Es muy importante interrogar al paciente acerca de sus costumbres y hábitos asociados con el momento de irse a dormir; sus horarios de vigilia-sueño y las actividades que realiza durante el día, así como también sobre la probable existencia de alteraciones del sueño que pueda haber padecido en algún momento de su vida", explicó a Pro-Salud News el doctor Arturo Garay, médico especialista en trastornos del sueño y presidente de Aamsue.

"De hecho, muchas personas ya han presentado algún síntoma de insomnio en su vida, así como también dificultad para iniciar o mantener el sueño. De manera que para empezar a desandar el camino debemos tener en cuenta ese antecedente", añadió el especialista.

Fuente: Pro-Salud News