Cerrar los ojos

Exaltar los sentidos, para comprometer el alma...

Primavera



Disfruto el aprendizaje de las cosas comunes. Tagami Kikusha

19 de marzo de 2009

Argentina ... Fijate bien!!!



Ayer, miércoles 18 de marzo se dieron cita, miles de argentinos en la emblemática Plaza de mayo, todos sufren o sufrieron inseguridad, desde familiares, seres queridos muertos hasta la perdida de sus bienes personales, la violación de sus intimidad, la pesadilla de ser secuestrado o simplemente agredido sin razón por un grupo de delincuentes. Niños que que no pueden salir a jugar a la calle o al jardín de sus propias casas, donde madres y padres inventan para no seguir atemorizandolos,con cataratas de noticias sobre inseguridad.


El teléfono paso de ser una herramienta de comunicación a un compañero inseparable, para saber si llegaron bien amigos, vecinos, hijos, afectos o el elemento de señal de alarma, ante algún hecho de inseguridad.

Mientras Buenos Aires estaba en marcha, en otros lugares del país se multiplicaban los reclamos por el mismo tema.

La gente, cualquiera fuese su posición económica, se unió en tres referentes religiosos, para decir basta de inseguridad.

Hasta hace unos años Argentina, se jactaba de ser segura, hoy con mucha pena me duele decir que ya no lo es, aun en los pueblos chicos del interior. Hemos ido creciendo en el miedo, encerrándonos tras las rejas, evitando salir por las noches a menos que sea muy necesario. En fin, un sin numero de medidas, se han incorporado en la vida de cada uno.

El acompañar mientras uno entra el auto, el otro mira, avisar a la seguridad privada que uno esta llegando. No utilizar cartera, esconder el celular. Llevar lo justo y necesario. No hay hora o lugar que ya sea seguros. Restaurantes, bares, plaza, callejón, avenida todo da igual a la hora de un hecho de inseguridad.

Pero mientras tanto, al otro lado de la Plaza , en el Congreso, se debatía el adelantamiento de la fecha de las elecciones parlamentarias. Vivas defensas y oposiciones se encontraron durante horas discutiendo que sí o si no, se aprobaba esta medida. Triunfo, por ahora el adelantamiento de la fecha. Con urgencia desmesurada se impartió todo, para que el Congreso tratara esta modificación en el calendario electoral. Con quejas el Congreso lo trato, ojala fueran así de rápidos para sacar leyes que beneficiaran a la ciudadanía . Ojala las ordenes se impartieran en forma igualitaria para poner en tablas, leyes que son urgentes y necesarias para la convivencia en paz, para atravesar la crisis económica, para dar solución definitiva a los distintos sectores de la sociedad argentina.

Como si esto fuera poco, en La Plata, presentaban la ley de Radiodifusión, La Presidente de todos los argentinos, daba cátedra sobre comunicación. Y entre todo lo que menciono, que fue mucho, me quedo una frase que mas o menos decía que esta ley servía para poder conocer los diferentes puntos de vista a la ciudadanía, que era plural, que era para escuchar las voces, y critico a los que no quieren escuchar. Pensé que paradoja, mientras ella hablaba, ante su publico, había miles de seres reclamando en paz, medidas por la seguridad, en esta oportunidad no había partidos políticos, sino gente que pedía medidas urgentes, antes que las maten. Ella hablaba de escuchar, de pluralidad, de oportunidad, del disenso.

No soy psicóloga, pero la patología argentina, esta a su máxima expresión. Este cuadro era suficiente para aceptar al menos que el trastorno merece ser tratado, la negación política ante temas de interes comunes a todos los ciudadanos, como el de la seguridad . La respuesta del Gobierno es minima, con expresiones que es solo un sensación, que la pobreza trae esta clase de efectos, y la Presidente dijo que estaba preocupada hace unos días, lástima que no este ocupada en el tema.


Porque sufrir en carne propia que te arranquen la vida de un ser querido, es realmente horrible, es muy parecida la sensación de aquellos que sintieron en la época del proceso que sus afectos habían desaparecido. Aquí no hay ni siquiera una razón política, ni siquiera un hecho donde uno promueva la reacción ilógicas del otro, para verse envuelto entre disparos, cuchillos, golpes o lo que fuese para arrebatar, sacar, violar tu bien el que fuese material o la vida misma.


Quizás hablo desde el dolor de haber perdido afectos importantes o de haber sufrido un hecho violento, pero no puedo entender la inmovilidad política de nuestra Presidenta. No es necesario perder para reclamar, es cierto que estamos acostumbrados a la frase "pague y después reclame" pero aquí se trata de vidas o de formas de vivir. Uno no puede hacer de su vida un sin fin de operativos para tomar alguna que otra precaución. Si al violento lo agarran, lo dejan suelto, por falta de merito, por falta de jueces, porque no se hicieron bien las pericias, por falta de elementos, por los derechos del violento, por que es menor, porque es reincidente, por que son cargos menores, porque son incapaces de administrar justicia, etc etc etc. Pero a uno le robaron el celular a otro le rompieron las rejas o le saltaron el muro del fondo, o entraron con vos amenazándote, y eso parece ser que no tiene condena. Tomate un calmante ya se te va a pasar.


Y siguiendo con esta Argentina Crisolada, si me permiten el termino. Estamos acostumbrándonos a poner el caballo detrás del carro y empujar con nuestro esfuerzo y eso no sirve, porque todo llega tarde, como el ensanchamiento de las autopistas, cuando lo terminan hay que volver a romper, nunca un proyecto a mediano o largo plazo, ¿ para que ?¿ para que lo aproveche otro? no, eso no.


También hubo tema para aquellos que no querían contaminarse con hechos políticos o sociales, se trasmitían a continuación los partido de San Lorenzo y de Boca, cada uno lidiando, su lugar en la Copa Libertadores. Entonces hoy todo estaría mas diluido, entre tanto tema.

Esta mezcla de realidades hace que esta Argentina, trate de resistir el embate interno, sus voces interiores gritan, otras miran al otro extremo nada.


Todo ayuda a generar mal ambiente, desde los paros docentes que en algunas provincias ya suman tres semanas, donde los chicos no solo van al colegio a estudiar, muchos van a comer y estas medidas hacen que los chicos no coman, sumando mas caos interno.

La salud también en esta semana tuvo su paro, aunque no es necesario parar, para no hacer nada ya que no hay insumos, en los hospitales para la atención de los pacientes. Hay aparatologia pero no funciona, no hay presupuesto, es la respuesta.


A esta altura, mi ánimo se debilita, y pienso en
la canción de Julieta Venegas "Me voy" ¿pero que cambio con eso, en que ayudo a mi país con ese pensamiento? ¿Mi prole y la de los otros con eso verán cambiado su destino? definitivamente ¡no!

Por eso me
pareció correctas las palabras del Rabino Bergman, cuando decía que nos debemos comprometer, cuidar la democracia que nos costo mucho conseguir, salvar la República que poco tiene de la idea de Platón, pero que aun hay gente que desea vivir en paz, en legitimo derecho de libertad.

El dolor, no siempre es un mal consejero, si uno puede ver mas
allá de él, quizás encuentre la razón del vivir. Si uno puede aplacar el miedo, entonces la parálisis se va, si uno puede reciclar la bronca, el odio, se transformara en actitudes y hechos adecuados para reivindicar aquello que se perdió. Siempre por un camino de paz, justicia. Hombres y mujeres de este pais, debemos dar ejemplo cívico, ejemplo democrático, ejemplo de fuerza y constancia, de unión, de organización para cumplir con la meta de mejorar esta realidad, triste y oscura en que nos encontramos.


Siempre que llovió paro, no existe una tempestad eterna. La paciencia es también un bien preciado en estos tiempos, donde todo es aquí y ahora.

La Argentina muestra sus caras y no dejan de ser legitimas y de coexistir entre si. Ya hubo otras movilizaciones y se harán tantas como sean necesarias hasta crear la conciencia que podemos criticar si participamos, no dejemos que las cosas las hagan los otros, mientras uno mira comodamente por la television y cuando no nos gusta la crítica sale disparada.

Miremosnos, seamos autocríticos. ¿Porque llegamos a esto? ¿Que no hicimos para que la sangre llegara al río? Aun no es tarde, podemos hablar, mirarnos, escucharnos, disentir, crear multiplicar acciones en pos de un bien común. Honrremos a los muertos, hagamos que sus muertes tengan al menos un sentido, el unirnos para que no existan mas muertes por inseguridad, no mas delitos.


No nos dejemos doblegar por un espíritu cansado y mudo, manifestemos nuestro reclamo, digamos lo que sentimos, activemos la sociedad para un resultado positivo. Porque si con la Democracia se come, se trabaja, se estudia, se acsede a la salud, se convive en un estado de derecho y de libertad de expresion todo sea parte de nuestra democracia real. Donde uno pueda elegir, pensar,razonar sin temor.


No se, si alguien lleva a ciencia cierta la cantidad de muertos que existen por inseguridad. O cantidad de delitos de inseguridad y cantidad de juicios resueltos en ese tema. Quizas ya es momento ser parte de la Argentina grande, solidarios con el dolor, con la angustia si a uno no le toco. Porque a salvo no esta nadie o ya nos olvidamos del arrebato de la cartera de la hija del presidente de EEUU, quizas si porque ya hace tiempo, pero con o sin custodia uno mismo o nuestro hijo o nuestro marido o novio o vecino u otro par cualquiera puede morir.

Multiplica acciones para que estoe reclamo sea general y entre en la mente de cada uno y la proxima marcha no sean 10.000 almas en la Plaza , que los medios se queden sin rating por que todos estamos alli.