Cerrar los ojos

Exaltar los sentidos, para comprometer el alma...

Primavera



Disfruto el aprendizaje de las cosas comunes. Tagami Kikusha

19 de mayo de 2009

Una traicion... (1ra entrega)


Todo se sucedía como hacia años, nada había cambiado en apariencias.
Sin embargo, ella se había tomado el tiempo para transformarse, como el gusano se convierte en mariposa, ella con trabajo, empeño y pocas fuerzas, había logrado salir del capullo, para comenzar a desplegar sus alas.
El la miraba, acomplejado y con poca fe en que llegara a convertirse en algo, en sí, él nunca creyó en ella, solo se divertía en menos preciarla, en vampirizar sus ganas, en chupar su juventud para sentirse el dueño, el patrón, el mejor de todos, omnipotente, por donde se lo mirara, seguía con esa posición de mirar todo desde otro lugar.
Ella seguía con su plan silenciosamente, para no ser descubierta, porque sabía que él era capaz de sabotearla.
Poco a poco creció tomando fuerzas, tal vez no todas las necesarias para volar sola en su primer envión, pero si como para salir de la propia celda, a la que ella había aceptado tan mansamente.
Un día sin pensar, él intuyo el final, el corto trayecto que recorría esa relación, enferma, vacía.Y sin dudar dio su estocada, sin anestesia, sin previo aviso, a su forma, intentó cortar las alas de ese proyecto de mariposa.
Ella trato de mil formas en no caer en la trampa y pudo por unos días pasar inadvertida, pero su cabeza iba a toda velocidad como un tren sin conductor, su mente no paraba de pensar y dar soluciones a sus heridas.
Ella lloro, lloro tanto que su ojos no la dejaban ver un futuro promisorio, un final feliz como en los cuentos de hadas, lloro hasta cansarse, hasta agotar sus lágrimas, hasta desesperar en su ira por aquella repetida traición de no dejarla libre.
Duro fue el camino, ni ella se tenia fe en poder soportar la presión de un hombre envuelto en su propio egoísmo, en su temible forma de destruir aquello que amaba o decía amar.
Ella tomo distancia y por primera vez, creyó que era posible, por primera vez tuvo intención real de salir de ese circulo enfermo. Por primera vez se atrevió a decir BASTA!.